• Aceites con luz e historia propia

Aceites con luz e historia propia

La producción de aceite y sus diferentes usos están presentes en la provincia de Huelva desde hace más de 3000 años.

Los fenicios (+ info).

Los fenicios nos descubrieron sus propiedades allá por el siglo XI a.C., y desde entonces, todas las poblaciones que en algún momento se asentaron en esta tierra fueron añadiendo valor al oro líquido.

Época romana (+ info).

El cultivo y explotación del olivo se afianza en el sur de la Península Ibérica y en lo que hoy es la provincia de Huelva durante la época romana. Huelva pertenecía a la provincia de la bética que fue la gran productora y exportadora de aceite del imperio, como lo demuestran las numerosas ánforas encontradas en el monte Testaccio, en Roma. (Esta montaña artificial surgida de la acumulación de vasijas y ánforas desde la época de Augusto hasta el siglo III evidencia la fuerte repercusión del suroeste peninsular en la producción olivera, pues casi el 90% de los recipientes empleados para el aceite, tienen la marca de procedencia de la Bética.). Aceites de consumo, para el cuidado de piel y cabello, y como ungüentos medicinales.

Al-Andalus (+ info).

Tras los romanos, fueron los musulmanes, fundadores del reino de Al-Andalus (con presencia en la Península Ibérica desde el 711 hasta finales del siglo XV) quienes impulsaron definitivamente su producción y consumo. Y es precisamente este pueblo el que cambia el término latino de oleum (que da nombre al aceite en la mayoría de idiomas – oil en inglés, öl en alemán, huile en francés, óleo en portugués y olio en italiano -) al árabe az-zayt, que literalmente significa ‘jugo de la aceituna’ y que dará lugar a la palabra en castellano aceite. En este momento, fruto de una economía sustentada en el sector agrícola, se introdujeron y desarrollaron diversas técnicas de cultivo que revolucionaron la producción y que siguen empleándose a día de hoy, como nuevos sistemas de riego y la alternancia de cultivos que aseguraba la fertilidad de una tierra ya de por sí muy rica.

Desde entonces el cultivo del olivo no ha hecho más que crecer en el sur de la Península y en concreto en la provincia de Huelva, donde ya los fenicios vieron al principio que la conjunción de buen clima, tierra fértil y aire atlántico era perfecta para obtener aceite de oliva de la mejor calidad.  Aceites con luz e historia propia, mantenidos y mejorados hasta nuestros días con la experiencia acumulada generación tras generación.

Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site